Beneficios de los masajes eróticos

Beneficios de los masajes eróticos

Existen muchos tipos diferentes de masajes eróticos, pero todos ellos tienen en común que buscan producir excitación y placer en la persona que los recibe. Quien acude a un centro de masajes y elige uno erótico no lo hace porque desee relajarse o porque quiera mejorar algún aspecto de su salud, pero lo cierto es que este tipo de masajes tienen beneficios a muchos niveles, no solo en nuestra sexualidad.

Masajes útiles

Relaja. Tumbarnos en una mesa de masaje y dejar que otra persona acaricie todo nuestro cuerpo es uno de los placeres más grandes que existen. Los masajes eróticos no están pensados para aliviar contracturas ni problemas musculares, así que los movimientos del masajista son suaves, amplios y lentos, como una caricia. Lo único que tenemos que hacer es dejarnos ir y desconectar de todo lo que no sea el placer que estamos sintiendo.

Ayuda a conocer mejor nuestro cuerpo. Los órganos sexuales son una de las zonas más erógenas del cuerpo, pero no son la única. Muchas veces, cuando tenemos sexo con una pareja, vamos a lo seguro y no nos detenemos a explorar otras zonas del cuerpo que pueden ser también muy excitantes. En cambio, en un masaje erótico solo tenemos que dejarnos llevar mientras las manos de masajista recorren todo nuestro cuerpo, lo que nos puede descubrir placeres nuevos.

Desinhibe. A veces, nuestra sexualidad se ve dificultada por un exceso de inhibiciones con nuestro cuerpo. Nos da vergüenza que la otra persona se fije en aspectos que no nos gustan, y acabamos evitando el contacto íntimo aunque lo deseemos. Sin embargo, los masajes eróticos ayudan a ver que las inhibiciones solo están en nuestra cabeza, y que lo mejor es olvidarnos de ellas. La persona que nos da el masaje nos proporciona placer sin fijarse en nuestras imperfecciones, y eso nos puede ayudar en el resto de las relaciones.

Mejora el estado de ánimo. La relajación y la excitación que proporcionan los masajes eróticos hacen que nuestro cerebro segregue endorfinas, una hormona relacionada con el placer y la felicidad. Por ello, recibir estos masajes de forma periódica es una de las mejores formas de mejorar el estado de ánimo y evitar los bajones y la depresión.